24 de Octubre: La Oración Es Poder

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual del versículo de hoy)  Ha sido agregado estudio de referencias cruzadas por palabras y términos de versículo al final del Devocional. Esperamos sea de bendición para ti.

Palabra:

Ésta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho. (1 Juan 5:14-15)

Mientras estudiaba el libro de Daniel, me llamó la atención la facilidad con que él podría haber evitado que los arrojaran al foso de los leones. Los celosos rivales de Daniel, que trabajaban para el gobierno de Babilonia, le tendieron una trampa relacionada con su costumbre de orar diariamente a Dios (Daniel 6:1-9). Daniel era plenamente consciente del complot, y podría haber decidido orar en forma privada durante un mes, hasta que todo se tranquilizara. Pero él no era esa clase de persona.

«Cuando Daniel supo que el edicto había sido firmado, entró en su casa, y abiertas las ventanas de su cámara que daban hacia Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y oraba y daba gracias delante de su Dios, como lo solía hacer antes» (v. 10). Daniel no tuvo miedo ni negoció con el Señor, sino que continuó «como acostumbraba hacerlo» (v. 10 rvc). La presión de la persecución no lo intimidó.

Aprendí que el poder de la vida de Daniel estaba en su constante devoción al Señor. Su fortaleza venía de Dios, a quien Daniel quería agradar todos los días. Cuando surgía una crisis, no necesitaba cambiar su práctica diaria para superarla, sino que, simplemente, seguía comprometido con su Señor.

Oración:

Padre, quiero permanecer firme como Daniel cuando surjan persecuciones. Dame ese mismo compromiso con la oración, y que no me avergüence de conocerte. Guíame siempre para no perderme ante los vacíos del mundo y dame la sabiduría para ayudar a otros a que puedan conocerte. Amén.
Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen del capítulo 1 Juan 5:14-15:

En primer lugar, Juan parece asumir que el lector está familiarizado con el Evangelio. En lugar de volver a exponer estos hechos, Juan se preocupa por fomentar la confianza en los creyentes cristianos. Al mismo tiempo, sus palabras animan a los creyentes a examinar sus propias vidas en busca de signos de su relación con Cristo. Esta carta también desafía a los falsos maestros y sus afirmaciones incorrectas sobre Jesús. Son muchos los temas que comparte con el Evangelio de Juan.

Primera de Juan 5 completa la carta resumiendo cómo los cristianos pueden saber que tienen vida eterna. En los capítulos anteriores se han explicado los diversos signos de la «permanencia» en Dios, pero la medida clave es el amor. En este último pasaje, el amor vuelve a ser la medida suprema. A la luz del resto de la carta, el amor a Dios y a los demás se muestra como una fuente de confianza y un signo de fe.

Referencias cruzadas por término – 1 Juan 5:14-15:
Ésta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye:

Isaías 65:24 – Y antes que clamen, responderé yo; mientras aún hablan, yo habré oído.

Deuteronomio 4:29 – Mas si desde allí buscares a Jehová tu Dios, lo hallarás, si lo buscares de todo tu corazón y de toda tu alma.

Salmos 50:15 – E invócame en el día de la angustia; Te libraré, y tú me honrarás.

Romanos 10:12-13 – Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Isaías 55:6-7 – Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.

Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho:

Mateo 7:7-11 – Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?

Juan 15:7 – Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho.

Lucas 11:9-13 – Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?