24 de Octubre: Honesto Ante Dios

Posted by

Palabra:

Mientras callé, se envejecieron mis huesos En mi gemir todo el día. Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano; Se volvió mi verdor en sequedades de verano. (Salmos 32:3-4)

La supresión de las emociones es una negación consciente de los sentimientos (la represión es una negación no consciente). Aquellos que suprimen sus emociones ignoran sus sentimientos y eligen no tratar con ellos. La supresión es una respuesta poco saludable a nuestras emociones.

El Rey David tenía algo que decir sobre el impacto negativo de la supresión de los sentimientos en su relación con Dios: «Cuando guardé silencio, mis huesos se consumieron por mis gemidos todo el día. . . . Por esto orará a ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado; Ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán éstas a él.» (Salmo 32:3, 6). David no está diciendo que Dios se ponga a sí mismo fuera de nuestro alcance. Cuando circunstancias extrañas se te presentan más grandes que Dios, no tardarán en vencerte tus emociones. Cuando las emociones suprimidas se acumulan dentro de ti como «aguas poderosas», no te volverás a Dios. Tus emociones estarán en control. Es importante abrirse a Dios mientras sea posible, porque si reprimes tus sentimientos demasiado tiempo, interrumpirás la armonía de tu relación con Él.

No cubras tus emociones. La supresión no es buena para ti, para los demás, o para tu relación con Dios. Dios conoce los pensamientos y las intenciones de nuestros corazones, y los demás pueden sentir que algo está mal, porque está demostrado que más no verbalmente, con gestos y emociones, que verbalmente. Cuando lo verbal no coincide con lo no verbal, la gente cree en lo no verbal. Si no expresamos con precisión lo que creemos, la gente creerá nuestros mensajes no verbales sobre lo que creemos. No dejes espacio para las conjeturas. En su lugar, «hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.» (Efesios 4:25).

Oración:

Señor, quiero vivir en un acuerdo honesto contigo y con los demás. Dame la gracia de decir la verdad, aún cuando la adversidad pueda hacerme dudar e intentar esconder mis sentimientos. Que no olvide que Todo lo sabes y Todo lo puedes, Padre. Amén.