23 de Abril: Apagando fuegos

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

Palabra:

He aquí que todos vosotros encendéis fuego, y os rodeáis de teas; andad a la luz de vuestro fuego, y de las teas que encendisteis. De mi mano os vendrá esto; en dolor seréis sepultados. (Isaías 50:11)

Oración:

Señor, dame el discernimiento para entender Tu voluntad y la disciplina para ceñirme a ella, aún cuando tenga la tentación de, por algún motivo, intentar el imposible de cambiar Tus planes u oponerme a ellos. Que no me precipite y acepte los tiempos de la revelación que quieres darme y que desee siempre Tu soberana voluntad y no la mía, Padre. Amén.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen del Capítulo – Isaías 50

En Isaías 50, el profeta hace afirmaciones muy fuertes y convincentes. Está lleno del Espíritu Santo y nada ni nadie puede detenerlo. La oposición y los insultos no le intimidan.

Isaías es alguien que depende completamente de Dios. El Señor le alimenta día a día con su Palabra y la inspiración para comunicarla.

Es un gran ejemplo para todos los que sirven en el Reino de Dios. Mira este pasaje: «Ofrecí mi espalda a los que me golpeaban, mi cara a los que me arrancaban la barba; no escondí mi rostro de las burlas y los escupitajos. Porque el Señor, el Soberano, me ayuda, no seré constreñido. Por eso me mantuve firme como una roca dura, y sé que no seré defraudado».

¡Qué convicción!

Mi oración es que el Señor Dios, encuentre en nosotros la misma voluntad de ser fieles, incluso frente a una gran oposición.
Esquema de Isaías 50:

50.1 – 3: Certificado de divorcio

50:4 – 11: La actitud de Isaías

Comentario Bíblico – Isaías 50:11

Un hijo de Dios teme incurrir en su desagrado. Esta gracia aparece más habitualmente en los creyentes cuando están en tinieblas, cuando no aparecen otras gracias. Los que temen verdaderamente a Dios, obedecen la voz de Cristo. Un siervo sincero de Dios puede estar por largo tiempo sin visualizar la felicidad eterna. ¿Cuál es probable que sea un remedio eficaz en este triste caso? Confíe él en el nombre del Señor; afírmese en las promesas del pacto, y edifique sus esperanzas sobre ellas. Que confíe en Cristo, confíe en ese nombre suyo, el Señor Justicia nuestra; que se afirme en Dios como su Dios por medio del Mediador. Se advierte a los pecadores presuntuosos de no confiar en sí mismos. Sus propios méritos y suficiencia son luz y calor para ellos. Los consuelos derivados de las criaturas son como chispas de corta vida y pronta desaparición; pero los hijos de este mundo, mientras duren, procuran calentarse con ellas y andan con orgullo y placer a la luz de ellas. Los que hacen de este mundo su consuelo y de su justicia propia, su confianza, ciertamente encontrarán amarguras al final. El camino de un hombre piadoso puede ser oscuro, pero su final será paz y luz eterna. El camino del impío puede ser placentero, pero su final y destino eternos serán las tinieblas más profundas.