22 de Marzo: El paso necesario

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

Palabra:

Pase ahora mi señor delante de su siervo, y yo me iré poco a poco al paso del ganado que va delante de mí, y al paso de los niños. (Génesis 33:14)

Que cuadro tan magnífico nos presenta Jacob con el cuidado que tuvo con el ganado y con los niños! El no permitía que se les forzase a marchar más de lo que podían, ni aun por un solo día. El no los conducía con la misma rapidez que un hombre fuerte como Esaú podía caminar, sino que esperaba que ellos caminasen solamente lo que podían soportar. El sabía con exactitud la distancia que podían recorrer durante el día, y se pasaba las horas pensando y meditando en el arreglo de las marchas.

El había hecho este mismo viaje algunos años antes y conocía todo lo referente a su aspereza, calor y distancia por experiencia personal. Y así, él dijo: «y yo me iré poco a poco…por cuanto vosotros no habéis pasado antes de ahora por este camino.» (Josué 3:4)

Es cierto que no hemos pasado antes por este camino, pero el Señor, sí. Para nosotros es terreno que esta sin pisar y que desconocemos, pero El conoce todo por experiencia personal. Los trozos de pendiente que cuando por ellos caminamos nos cortan la respiración, el terreno pedragozo que lástima nuestros pies, los lugares calurosos que recorremos y nos consumen porque no hay ni una sombra con que ampararse; los ríos impetuosos que atravesamos , pero por todo esto ha pasado Nuestro Padre Celestial antes de nosotros. » El conoce nuestra naturaleza; El recuerda que somos polvo.» Piensa sobre ésto, cuando estés tentado a inquirir sobre la dulzura con que El nos guía. El siempre está recordado, y no permitirá que vayas un paso más allá de lo que tu pie pueda soportar. No te importe si crees que no has de poder dar el próximo paso; porque una de dos, o El te fortalecerá para que lo des, o te mandará que hagas un alto inmediato, y no tendrás necesidad de darlo.

Oración:

Gracias Padre porque conoces mi camino y el paso necesario, al que puedo y debo marchar. Amén

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Pasaje:
Génesis 33:14
Tema del Capítulo – Génesis 33:

En Génesis 33:1-11, vemos que Esaú también se transformó y liberó el perdón genuino a su hermano y trató a su familia e hijos con amabilidad.

Jacob actúa como siervo de Esaú (v. 5), dando honor a su hermano. Tanto él como sus esposas, hijos y siervas se inclinaron ante él.

Al preguntarle por los rebaños que encontró en el camino, Jacob le dijo a Esaú que eran un regalo para él.

La respuesta de Esaú revela la bondad de Dios con los miembros del pacto: «Ya tengo bastante, hermano mío. Guarda para ti lo que es tuyo» (v. 9).

Todos tenemos muchos adversarios en la vida, pero no todos nos comprometemos a resolverlos. He aquí una gran lección sobre cómo trabaja Dios para que tengamos paz en todos los ámbitos.

Veinte años después, le dio a Jacob la oportunidad de pedir perdón y reconciliarse con su hermano, al que había causado tanto dolor.
La importancia de la reconciliación

Jacob sabía que no podía vivir para siempre con el dolor del engaño y la traición. Sabía que tenía que enmendar los errores del pasado, y con la ayuda de Dios lo hizo.

El Señor quiere ayudarnos de la misma manera que lo hizo con Israel. No hay que tener miedo, esconderse, evitar. Cuando se dio cuenta de que el encuentro era inminente, el patriarca rezó al Señor y le expuso todos sus temores.

Dios le escuchó y lo hizo, más allá de lo que él imaginaba.

El Señor quiere sorprendernos de la misma manera. Lo único que tenemos que hacer es reaccionar ante el miedo y depender de la dirección y la gracia de Dios.
Esquema de Génesis 33:

33.1 – 4: El encuentro entre Jacob y Esaú

33.5 – 16: La reconciliación

33:17 – 20: Jacob construye un altar

Comentario Bíblico Génesis 33:14:

No es en vano confiar en Dios e invocarle en el día malo. Cuando los caminos del hombre agradan al Señor, Él hace que hasta sus enemigos estén en paz con él. Esaú recibe a Jacob como hermano y hay mucha ternura entre ellos. Esaú pregunta: ¿Quiénes son éstos? A esta pregunta corriente, Jacob habló sinceramente, como un hombre cuyos ojos están siempre dirigidos hacia el Señor. Jacob instó a Esaú, como si su temor hubiera terminado, y él tomó su presente. Bueno es cuando la fe de los hombres los hace generosos, de corazón libre y mano abierta. Pero Jacob declinó el ofrecimiento de Esaú de acompañarlo. No es deseable intimar con parientes impíos superiores a uno, que esperarán que nos unamos a ellos en sus vanidades o, por lo menos, que hagamos la vista gorda aunque ellos culpen y, quizá, se burlen de nuestra religión. Tales serán o una trampa para nosotros o se ofenderán con nosotros. Arriesguémonos a perder todas las cosas antes que poner en peligro nuestras almas, si conocemos su valor, antes que renunciar a Cristo, si verdaderamente le amamos. Que el cuidado y tierna atención que Jacob da a su familia y a sus rebaños, nos recuerden al buen Pastor de nuestras almas, que reúne a los corderos con su brazo y los lleva en su regazo y, bondadosamente, guía a las que están recién paridas, Isaías xl, 11. Todos debemos seguir su ejemplo como padres, maestros o pastores.

Referencias cruzadas:

Deuteronomio 2:1 – Luego volvimos y salimos al desierto, camino del Mar Rojo, como Jehová me había dicho; y rodeamos el monte de Seir por mucho tiempo.

Marcos 4:33 – Con muchas parábolas como estas les hablaba la palabra, conforme a lo que podían oír.

Romanos 15:1 – Así que, los que somos fuertes debemos soportar las flaquezas de los débiles, y no agradarnos a nosotros mismos.

Versículos temáticos – La Guía perfecta de Dios:

13 Condujiste en tu misericordia a este pueblo que redimiste; Lo llevaste con tu poder a tu santa morada.
Éxodo 15:13

14 Porque este Dios es Dios nuestro eternamente y para siempre; Él nos guiará aun más allá de la muerte.
Salmos 48:14

2 En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará. 3 Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.
Salmos 23:2-3

11 Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan.
Isaías 58:11

9 Si tomare las alas del alba Y habitare en el extremo del mar, 10 Aun allí me guiará tu mano, Y me asirá tu diestra.
Salmos 139:9-10

23 Por Jehová son ordenados los pasos del hombre, Y él aprueba su camino. 24 Cuando el hombre cayere, no quedará postrado, Porque Jehová sostiene su mano.
Salmos 37:23-24

5 Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. 6 Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas.
Proverbios 3:5-6

16 Y guiaré a los ciegos por camino que no sabían, les haré andar por sendas que no habían conocido; delante de ellos cambiaré las tinieblas en luz, y lo escabroso en llanura. Estas cosas les haré, y no los desampararé.
Isaías 42:16

13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.
Juan 16:13