22 de Julio: Ven con confianza

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual del versículo de hoy) – * Ha sido agregado estudio de referencias cruzadas por palabras y términos de versículo al final del Devocional. Esperamos sea de bendición para ti.

Palabra:

Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús. (Mateo 14:29)

La indecisión desperdicia mucho tiempo, y el tiempo es demasiado valioso para desperdiciarlo. Si te conviertes en una persona segura de sí misma y decisiva, lograrás mucho más con menos esfuerzo.

Nadie aprende a escuchar a Dios sin cometer errores. No te preocupes demasiado por los errores. No te lo tomes demasiado en serio. Eres un ser humano equivocado e imperfecto, pero puedes regocijarte con acción de gracias porque sirves a un Dios perfecto y verdadero.

Aprende de tus errores, corrige los que puedas y confía en Dios para Su guía y protección. Si sientes que Dios te está impulsando a regalar algo, ayudar a alguien o hacer un cambio en tu vida, ¡hazlo! Tome alguna acción y siembre semillas de obediencia. Cuando sientas que tienes la guía de Dios, muévete con fe en lugar de estancarte en la duda y el miedo.

Oración:

Padre, estoy agradecido de poder confiar en ti para que me ayudes a aprender de mis errores. No tengo que preocuparme ni tener miedo de tomar la decisión equivocada, porque sé que Tú estás conmigo. Gracias porque me conducirás y me guiarás, incluso a través de mis errores. Amén

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen de Capitulo Mateo 14:

Juan el Bautista dijo de Cristo: «Es necesario que él crezca, pero que yo disminuya» (Juan 3:30). La estrella de la mañana aquí se está desvaneciendo, y el Sol de la Justicia, se eleva a su brillo meridiano. Aquí leemos de: I. El martirio de Juan: su encarcelamiento por su fidelidad, en el caso de Herodes (vv. 1-5), y su decapitación, para complacer a Herodías (vv. 6-12). II. Los milagros de Cristo. 1. La ocasión en que alimentó a cinco mil personas que acudieron a Él para que les enseñara, con cinco panes y dos peces (vv. 13-21). 2. Cristo caminando sobre las olas hacia sus discípulos en medio de una tormenta (vv. 22-23). La curación de los enfermos con un toque en el borde de su manto (vv. 34-36). Así salió, así siguió, para vencer y conquistar, o mejor dicho, para curar y sanar.

Referencias cruzadas por término – Mateo 14:29:
Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca.

Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó. (Hechos 8:38)

En seguida Jesús hizo a sus discípulos entrar en la barca e ir delante de él a la otra ribera, entre tanto que él despedía a la multitud. (Mateo 14:22)

Andaba sobre las aguas para ir a Jesús.

Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible. (Mateo 17:20)

Respondiendo Jesús, les dijo: De cierto os digo, que si tuviereis fe, y no dudareis, no solo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijereis: Quítate y échate en el mar, será hecho. (Mateo 21:21)

Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible. (Marcos 9:23)

Entonces el Señor dijo: Si tuvierais fe como un grano de mostaza, podríais decir a este sicómoro: Desarráigate, y plántate en el mar; y os obedecería. (Lucas 17:6)

En seguida Jesús hizo a sus discípulos entrar en la barca e ir delante de él a la otra ribera, entre tanto que él despedía a la multitud. (Mateo 14:22)

Entonces aquel discípulo a quien Jesús amaba dijo a Pedro: ¡Es el Señor! Simón Pedro, cuando oyó que era el Señor, se ciñó la ropa (porque se había despojado de ella), y se echó al mar. (Juan 21:7)

Y por la fe en su nombre, a este, que vosotros veis y conocéis, le ha confirmado su nombre; y la fe que es por él ha dado a este esta completa sanidad en presencia de todos vosotros. (Hechos 3:16)

Entonces aquel discípulo a quien Jesús amaba dijo a Pedro: ¡Es el Señor! Simón Pedro, cuando oyó que era el Señor, se ciñó la ropa (porque se había despojado de ella), y se echó al mar. (Juan 21:7)

Y por la fe en su nombre, a este, que vosotros veis y conocéis, le ha confirmado su nombre; y la fe que es por él ha dado a este esta completa sanidad en presencia de todos vosotros. (Hechos 3:16)

Y no se debilitó en la fe al considerar su cuerpo, que estaba ya como muerto (siendo de casi cien años), o la esterilidad de la matriz de Sara. (Romanos 4:19)

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. (Filipenses 4:13)