21 de Abril: Tierna misericordia

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

Palabra:

Clemente y misericordioso es Jehová, Lento para la ira, y grande en misericordia. Bueno es Jehová para con todos, Y sus misericordias sobre todas sus obras. (Salmos 145:8-9)

Oración:

Señor, gracias por Tu misericordia, Tu amor y Tu cuidado incondicional. Que pueda yo agradecerte con mis acciones, pensamientos y palabras el invaluable galardón de Tu presencia y compañía en cada momento de mi vida.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen del Capítulo – Salmos  145

Los cinco salmos anteriores al salmos 145 eran de una sola estrofa, todos llenos de oraciones; éste y los cinco siguientes hasta el final del libro son también todos de una sola estrofa, pero llenos de alabanza; y aunque éste sólo se titula como salmo de David, no tenemos razón para pensar que no sean todos suyos, así como los anteriores de oraciones. Y puede observarse: 1. Que nuestro agradecimiento por la misericordia de Dios, cuando la recibimos, debe superar siempre nuestra súplica por ella cuando la buscamos. David, en el último de sus salmos de súplica, prometió alabar a Dios (Sal. 144:9), y aquí cumple su promesa. 2. Que el libro de los Salmos termine con salmos de alabanza, todos de adoración y, para alabar, es la conclusión de todo el tema; en eso se centran todos los salmos. E indica que el pueblo de Dios, debe abundar en la alabanza, y adoración en acción de gracias por las maravillosas bondades con las que el Señor colma a cada uno de sus hijos, aún cuando en muchas ocasiones estos mismos no lo perciban. Cabe destacar que el Salmo 145 es uno de esos salmos compuestos en orden alfabético (como el Sal 25 y el 34, etc.)  más fáciles de retener en la memoria y de mantener en la mente.

En resumen, dentro del Salmo 145 ocurre lo siguiente: I. David se compromete, a alabar a Dios (vv. 1,2,4-7,10-12). II. Fija las cosas que son temas apropiados para alabar la grandeza del Señor: (v. 3), su bondad (vv. 8,9), las pruebas de ambos en la administración de su reino (v. 13), el reino de la providencia (vv. 14-16), el reino de la gracia (vv. 17-20), y luego concluye con una decisión de seguir alabando a Dios (v. 21), una decisión de la que deberían estar llenos nuestros corazones, y en la que deberían estar fijadas nuestra mente y nuestro espíritu, no solo mientras estudiamos este salmo, sino en todo momento de nuestras vidas.

Comentario Bíblico -Salmos 145:8-9

Todas las obras de Dios le alaban. Él satisface el deseo de toda cosa viviente, menos de los hijos irracionales de los hombres que no se satisfacen con nada. -Él hace el bien a todos los hijos de los hombres; de manera especial a su pueblo. Muchos hijos de Dios que han estado a punto de caer en pecado, de caer en la desesperación, han saboreado su bondad que les impidió la caída, o que los recuperó rápidamente por su gracia y consolación. En cuanto a todos los que están cargados y trabajados por el peso del pecado, si van a Cristo por fe, los aliviará, los levantará. Está preparado para oír y contestar las oraciones de su pueblo. Está presente en todo lugar, pero está cerca de ellos en forma especial, como no lo está de los demás. Está en sus corazones y ahí mora por fe y ellos viven en Él. Está cerca de los que le invocan, para ayudarles en tiempos de necesidad. Esta cerca de ellos para que tengan lo que piden, y hallen lo que buscan si lo invocan de verdad y con sinceridad. Habiendo enseñado a los hombres a amar su nombre y sus santos caminos, Él los salvará de la destrucción de los impíos. Entonces, amemos su nombre y andemos en sus caminos mientras deseamos que toda carne bendiga su santo nombre por siempre jamás.