19 de Noviembre: Inmensas Bendiciones

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual del versículo de hoy) – * Ha sido agregado estudio de referencias cruzadas por palabras y términos de versículo al final del Devocional. Esperamos sea de bendición para ti.

Palabra:

Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino. (Salmos 119:105)

Mientras que los pensamientos, las palabras, las emociones y las relaciones negativas pueden causar estrés, y el estrés puede causar enfermedades, los pensamientos, las palabras, las emociones y las relaciones positivas pueden traer salud y sanación. Considera los siguientes versículos:

«El corazón apacible es vida de la carne;. Mas la envidia es carcoma de los huesos.» (Proverbios 14:30)
«Hijo mío, atiende a mis consejos; escucha atentamente lo que digo…» (Proverbios 4:20,22)
«Panal de miel son los dichos suaves; Suavidad al alma y medicina para los huesos.» (Proverbios 16:24)

Podemos estar agradecidos por el poder de la Palabra de Dios en nuestras vidas. Meditar en las Escrituras y seguir las instrucciones de Dios nos hará pensar, hablar y vivir de una manera que traiga sanidad a cada parte de nuestras vidas.

Oración:

Padre, te agradezco por Tu Palabra y la sanidad que trae a mi vida. Estoy agradecido de que mis pensamientos, palabras, emociones, y todas las relaciones son cambiadas por la guía que me das a través de las Escrituras. Amén.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen de Capitulo Salmos 119:

Este salmo es una recopilación de los clamores piadosos y devotos de David, de la respiración y elevación breve y repentina de su alma a Dios, que escribió a medida que se producía, y hacia el final de su vida los recogió de su diario, en el que permanecían dispersos, y añadió muchas palabras similares en este salmo en el que es raro encontrar alguna coherencia entre los versos, pero que, como los proverbios de Salomón, es un cofre de anillos de oro, no una cadena de eslabones de oro.

Y no sólo podemos aprender del ejemplo del salmista a acostumbrarnos a dar estas preciosas alabanzas, que son un excelente medio de mantener una constante comunión con Dios, y de mantener el corazón apto para profesar nuestra fe con verdadero servicio y fidelidad, sino que también debemos utilizar las palabras del salmista para estimular y expresar conscientemente todo aquello que debemos, o aumentar, o mejorar en nosotros; pues como algunos han dicho de este salmo: «El que lo lea suficientemente, percibirá que el salmo lo consolará o lo avergonzará».

Referencias cruzadas por término – Salmos 119:105:

Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.
Hebreos 4:12

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.
2 Timoteo 3:16-17

Lámpara es a mis pies tu palabra,
Y lumbrera a mi camino.
Salmo 119:105

Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.
Santiago 1:22

¿Con qué limpiará el joven su camino?
Con guardar tu palabra.
Salmo 119:9

Y él dijo: Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan.
Lucas 11:28

Sécase la hierba, marchítase la flor;
mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre.
Isaías 40:8

En cuanto a Dios, perfecto es su camino,
Y acrisolada la palabra de Jehová;
Escudo es a todos los que en él esperan.
Salmo 18:30
Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.
Mateo 7:24

El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.
Mateo 24:35

Haced todo sin murmuraciones y contiendas, para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo; asidos de la palabra de vida.
Filipenses 2:14-16a

La exposición de tus palabras alumbra;
Hace entender a los simples.
Salmo 119:130