18 de Noviembre: Fe y Esperanza

Posted by

Palabra:

El creyó en esperanza contra esperanza, para llegar a ser padre de muchas gentes, conforme a lo que se le había dicho: Así será tu descendencia. (Romanos 4:18)

Abraham es el padre de la nación de Israel y también el padre de la fe. En él están todas las familias de la tierra bendecidas. Caminaba con Dios y se le llamaba el amigo de Dios. Creía en Dios y estaba justificado por la fe. Dios lo tomó de Ur, de los caldeos, una tierra pagana e idólatra, para hacerlo el padre de una gran nación. Le prometió un heredero, pero esto sólo llegó cuando Abraham tenía cien años. Su esposa, que tenía noventa años, además de ser estéril, no tenía más condiciones biológicas para engendrar. Abraham, de la misma manera, ya estaba con su cuerpo físico, desgastado en la vejez.

Pero lo que es imposible para los hombres es posible para Dios. Abraham, contra toda evidencia, creyó en Dios y esperó, incluso contra la esperanza, y el milagro ocurrió. ¡Isaac, el hijo de la promesa, nació!

Dios nos llama a vivir por la fe y no por lo que vemos. La fe ve lo que los ojos no ven, toca lo que las manos no sienten y se apropia de lo que es humanamente imposible.

La fe es certeza y convicción. La fe se ríe de las imposibilidades porque se apropia de las promesas del que no puede fallar. La fe ve más allá de la oscuridad de las circunstancias adversas y camina resuelta y supremamente, incluso cuando la esperanza humana ya ha entregado los puntos. La fe espera contra la esperanza, sin disminuir nunca. ¡Hemos sido salvados por la fe y caminamos de fe en fe!

Oración:

Señor, que no vea la magnitud de la prueba que enfrento sino el tamaño inigualable de Tu poder y misericordia. Que no dude de la victoria, siempre que medie Tu presencia en mi vida, y que entienda que las pruebas son parte del crecimiento y transformación que deseas que experimente. Amén.