17 de Diciembre: Tu puedes cambiar

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual del versículo de hoy) – * Ha sido agregado estudio de referencias cruzadas por palabras y términos de versículo al final del Devocional. Esperamos sea de bendición para ti.

Palabra:

Desde la antigüedad tú fundaste la tierra, y los cielos son la obra de tus manos. Ellos perecerán, pero tú permaneces; y todos ellos como una vestidura se desgastarán, como vestido los mudarás, y serán cambiados. Pero tú eres el mismo, y tus años no tendrán fin. (Salmos 102:25-27)

¿Por qué nos encontramos pensando? Nada jamás cambiará … Siempre voy a estar así … Mi situación nunca cambiará … Él nunca cambiará … Ella nunca cambiará … Yo jamás seré tan tan bueno como aquel o aquella?

Salir de situaciones de confort y enfrentarnos a los grandes cambios que requerimos para perseguir la voluntad el Senor, crecer en Él, obedecerle y servirle con fidelidad, no es una tarea fácil que ejecutaremos de la noche a la manana sin ningún costo. Es un esfuerzo gradual, que demandaráde cada uno, constancia, perserverancia y disciplina, apoyados siempre en una gran verdad: Lo único que nunca cambiará es Dios. Todo lo demás puede cambiar.

Pero si no tienes esperanza de ver un cambio en tu situación, el cambio probablemente no va a llegar. Sabes, soportamos muchas cosas emocionalmente difíciles que realmente no tendríamos que sufrir si pusiéramos nuestra esperanza en Dios y paráramos de mirar todas las circunstancias que no podemos controlar.

Aquí está la buena noticia: ¡puedes disfrutar la vida si decides hacerlo! Pero debes creer verdaderamente que es la voluntad de Dios para ti experimentar alegría continua. Entonces debes decidir entrar en esa alegría, que es esencial para Tu salud física, mental, emocional y espiritual.

Dios no cambia, pero Él puede cambiarte si lo dejas.

Oración: 

Señor, a veces siento que mi situación nunca cambiará, pero sé que Tú puedes cambiarla y Tú puedes cambiarme. Elijo recibir Tu alegría y confío en Ti para superar las limitaciones que me impidan llevar a cabo los cambios necesario que requiero para glorificarte y cumplir Tu Voluntad. Amén.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen de Capitulo Salmos 103:

El sentido del Salmo 102 trata de una situación de aflicción, en la que el afligido vierte sus quejas ante el Señor. Se sentía oprimido por el reproche de un enemigo. Clamó pidiendo ayuda a Dios, pues sabía que Dios no le abandonaría. Se trata de otro salmo penitencial, además de un lamento personal (cf. Salmos 6; Salmos 32; Salmos 38; Salmos 51; 103; 143). Así que el escritor sintió una necesidad desesperada de la intervención inmediata del Señor en su dolorosa situación. Sus palabras revelan la intensidad de su dolor.

Referencias cruzadas por términos:
Salmos 102:25

Génesis 1:1 – En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

Job 38:4-7 – ¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia. ¿Quién ordenó sus medidas, si lo sabes? ¿O quién extendió sobre ella cordel? ¿Sobre qué están fundadas sus bases? ¿O quién puso su piedra angular, Cuando alababan todas las estrellas del alba, Y se regocijaban todos los hijos de Dios?

Hebreos 3:3-4 – Porque de tanto mayor gloria que Moisés es estimado digno éste, cuanto tiene mayor honra que la casa el que la hizo. Porque toda casa es hecha por alguno; pero el que hizo todas las cosas es Dios.

Salmos 102:26

Isaías 34:4 – Y todo el ejército de los cielos se disolverá, y se enrollarán los cielos como un libro; y caerá todo su ejército, como se cae la hoja de la parra, y como se cae la de la higuera.

Mateo 24:35 – El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

Romanos 8:20 – Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza;

Isaías 66:22 – Porque como los cielos nuevos y la nueva tierra que yo hago permanecerán delante de mí, dice Jehová, así permanecerá vuestra descendencia y vuestro nombre.

Salmos 102:27

Santiago 1:17 – Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

Apocalipsis 1:8 – Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.

Juan 8:58 – Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy.

Apocalipsis 1:17-18 – Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último; y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades.