16 de Septiembre: Soplo de Vida

Posted by

Palabra:

Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente. (Génesis 2:7)

Dios creó el universo a través de la palabra. Determinó que las estrellas y los planetas existen. Comenzó el proceso de creación de la nada. Con el Espíritu Santo y por su palabra, se produjo la creación.

Entonces Dios se dedicó a hacer el ser humano. Algunos textos bíblicos lo describen como «alfarero» y a los seres humanos como «arcilla» (Is 64:8), haciéndonos pensar en el Padre formando figuras de arcilla según el diseño que tenía en mente. El toque final fue soplar en nosotros el aliento de vida. Se convirtió en algo personal.

Al soplar nuestra respiración, también nos dio la capacidad de hablar. El acto de respirar que nos mantiene vivos es lo que usamos para comunicarnos. Debemos usar el privilegio del aliento de vida para hablar con nuestro Creador.

Estamos hechos para comunicarnos con nuestro Padre. Así como nos regocijamos cuando los bebés hacen los primeros sonidos, el Padre se regocija cuando oye el sonido de las palabras que sus hijos le dirigen.

Si las palabras no te vienen pronto a la mente, empieza por decir «gracias». Pronuncia lentamente esta palabra y luego agrega «por…» hasta que comiencen a fluir diferentes formas de terminar la frase. Al hacer esto, verá que puedes usar el tiempo de inspiración para reflexionar sobre las siguientes palabras, y el tiempo de expiración para expresar tu agradecimiento. Darnos el «aliento de vida» es la conexión de Dios con nosotros; rezar es nuestra conexión con él.

Oración:

Señor, te agradezco el aliento de vida que nos diste mediante Tu poder. Así como hablaste y le diste vida a este maravilloso mundo, ayúdame a usar palabras por las que pueda hablarte, clamarte y agradecerte, Tu presencia constante, Tu provisión y Tu guía. Amén