14 de Septiembre: Libérate y A Tus Enemigos

Publicado por

Palabra:

Bendigan a quienes los persigan; bendigan y no maldigan. (Romanos 12:14)

Aferrarnos al pasado es una de las grandes cargas que puede privarnos de disfrutar de las hermosas bendiciones que Dios guarda para cada uno de nosotros en el futuro. Dentro de ese pasado, la gran mayoría de las veces una de las piedras más grandes que nos impide avanzar, es la de una herida pasada, que quedó abierta en nuestro corazón y que pudo haber dado paso a una carga mayor: la del resentimiento.

Por ello, cuando se trata de heridas pasadas, todos sabemos que es correcto perdonar, incluso cuando sea difícil. Sin embargo, pocos de nosotros raramente damos el paso siguiente que Dios quiere que tomemos.

Una idea equivocada que comúnmente tenemos es que todo lo que tenemos que hacer es tomar la decisión de perdonar y nuestro trabajo ha terminado, pero Jesús también dijo: Bendigan a quienes los maldicen, oren por quienes los maltratan. (Lucas 6:28).

Además, Romanos 12:14 dice que debemos bendecir aquellos que nos persiguen y nos maldigan. Debemos bendecir activamente a nuestros enemigos. Dios nos llama a extender misericordia para las personas que no se lo merecen. ¿Por qué?

Cuando perdonas, se abre la puerta para que Dios te sane, pero sinceramente, no hace mucho por la persona que te ofendió. Pero cuando los bendices, le pides a Dios que les traiga la verdad para que puedan arrepentirse y experimentar la verdadera libertad que Él proporciona. Perdonar te libera … bendecir a tus enemigos los libera a ellos.

Oración:

Señor, te agradezco por ayudarme a caminar en el perdón, pero no quiero detenerme allí. Te pido que bendigas a aquellos que me han lastimado. De la misma manera que Tú has traído la sanidad a mi vida, tráeles sanidad para que puedan experimentar Tu bondad y caminar en Tu amor. Amén

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen del capítulo Romanos 12:

Así comienza una nueva sección en la carta de Pablo. Como en muchas de sus otras epístolas, Pablo comienza Romanos con enseñanzas sobre la doctrina y termina con enseñanzas sobre cómo debemos vivir a causa de lo que es verdad. Esta pauta de teoría, seguida de aplicación, es un sello distintivo de sus escritos. Romanos 1-11 se centró intensamente en la doctrina de la salvación por la gracia de Dios y a través de nuestra fe en Jesús. Conociendo estas ideas, ¿cómo deben vivir hoy los salvados por la gracia de Dios? ¿Cómo debemos responder a la increíble misericordia que Dios nos ha mostrado? Romanos 12 comienza a responder esa pregunta y La respuesta es una vida de adoración abnegada dedicada a servir al Señor y a otros creyentes, rechazando la venganza y venciendo el mal con el bien. Romanos 13 continuará describiendo el estilo de vida que Dios quiere para los que están en Cristo.

Referencias cruzadas por término – Romanos 12:14:
Bendigan a quienes los persigan:

Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen. Mateo 5:44

No devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición. 1 Pedro 3:9

Mirad que ninguno pague a otro mal por mal; antes seguid siempre lo bueno unos para con otros, y para con todos. 1 Tesalonicenses 5:15

Y puesto de rodillas, clamó a gran voz: Señor, no les tomes en cuenta este pecado. Y habiendo dicho esto, durmió. Hechos 7:60

Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas; el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca; quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente. 1 Pedro 2:21-23

Si el que te aborrece tuviere hambre, dale de comer pan, Y si tuviere sed, dale de beber agua; Porque ascuas amontonarás sobre su cabeza, Y Jehová te lo pagará. Proverbios 25:21-22

Bendigan y no maldigan:

De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así. Santiago 3:10

No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal. Romanos 12:21

Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian. Lucas 6:27-28

Nos fatigamos trabajando con nuestras propias manos; nos maldicen, y bendecimos; padecemos persecución, y la soportamos. Nos difaman, y rogamos; hemos venido a ser hasta ahora como la escoria del mundo, el desecho de todos. 1 Corintios 4:12-13

Al que te hiera en una mejilla, preséntale también la otra; y al que te quite la capa, ni aun la túnica le niegues. A cualquiera que te pida, dale; y al que tome lo que es tuyo, no pidas que te lo devuelva. Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también haced vosotros con ellos. Lucas 6:29-31