13 de Abril: ¿En qué forma estás?

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

Palabra:

Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. (2 Corintios 4:16)

Las vasijas de barro de todas formas y tamaños eran utensilios valiosos en los hogares de la antigüedad.  Nuestros antepasados usaban grandes tinajas para almacenar agua y aceite; empleaban cántaros para acarrear agua y frascos de terracota para guardar perfumes.

Las vasijas de barro para almacenamiento se llenaban de granos y otros alimentos.  Las amas de casa usaban cazuelas de barro para cocinar.  En las comidas, usaban utensilios de barro como platos y tazones.  En la noche iluminaban las casas con lámparas de barro.

Los alfareros que fabricaban estos utensilios tan necesarios eran parte muy importante de a economía de los antiguos pueblos y ciudades.

Un alfarero moderno describió así su artesanía:

Mis dos manos dieron forma a esta vasija.  Y el lugar en el que se forma en realidad es uno de tensión entre la presión aplicada en el exterior y la presión de la mano del interior.  Así ha sido mi vida.  Tristeza, muerte e infortunio y el amor de los amigos y todas las cosas que me han sucedido en la vida que ni siquiera elegí. Todas influyeron en mi vida.  Sin embargo, hay cosas que creo tengo dentro de mí: mi fe en Dios y el amor de algunos amigos que actuaron en mí.  Mi vida, al igual que esta vasija, es el resultado de lo que ocurrió en el exterior y de lo que sucede en el interior de mi vida.  La vida, como esta vasija, se forma en lugares de tensión.

A lo largo del día quizá nos sintamos regulados por el estrés, abrumados por las responsabilidades y presionados por los retos que nos acosan desde el exterior.  Sin la fortaleza de espíritu en nuestro interior, que el Señor nos llama a tener, anclados en nuestra fe y fieles a Su promesa de renovada misericordia, cada día, esas dificultades nos llevarán al derrumbe bajo presión externa.

Durante el descanso, alimenta tu espíritu con las Escrituras, reflexiona en ellas y que sus verdades penetren en tu corazón y de allí se hagan realidad en la cobducción diaria de tu vida.  Esto te mantendrá fuerte, renovado y restaurado por dentro, en Cristo.  Puedes responder con fortaleza interior y creatividad a lo que de otra manera te derrotaría.

Recuerda, El Señor cuida de nuestra vida interior y nos da las fuerzas que necesitamos para convertirnos en un instrumento útil a sus propósitos, siempre que renunciemos a lo que antes eramos, dejando que «El hombre exterior» apegado al mundo se desgaste para que demos un paso cada día, de todo corazón, a convertirnos en su nueva y maravillosa creación.

Oración:

Señor, permíteme ver las tribulaciones como el medio de curtir y fortalecer mi fe, y recuérdame que ante ellas, Te encuentras cerca de Tus hijos proveyéndolos de Tu fuerza para sortear cada obstáculo, Y ayúdame también Padre a desgastar mi ser exterior a las que todavía me apego del mundo, para renovar cada día el ser interior que debe pertenecerte completamente para poder ser digno del gozo de seguirte, servirte y caminar siempre en Tu gloriosa presencia.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen del Capítulo – 2 Corintios 4

En 2 Corintios 4, Pablo habla de que la gente no entiende ni cree en la Palabra de Dios. Atribuye este efecto a la actuación del dios de este tiempo, el Diablo, que ha bloqueado el entendimiento de los incrédulos y ha penetrado con sus falsedades en el corazón de gran cantidad de los hombres.

El apóstol reconoce que los maravillosos frutos de su ministerio son el resultado de la persona del Espíritu Santo que actúa en él. Sin embargo, ha pagado un precio por ello.

Dice que lleva la muerte de Jesucristo sobre sí mismo. Las luchas, tribulaciones y adversidades son fruto de la relación del ser con Dios.

Sin embargo, esta «ligera y momentánea tribulación» está produciendo una gloria que los sufrimientos de la tierra no son capaces de superar. A partir de esto, Pablo dice que pone sus ojos en lo que es eterno.

Esquema de 2 Corintios 4:

4.1 – 5: El dios de este tiempo ha cegado a los incrédulos

4:6-9 Las vasijas de barro

4:10 – 15: La muerte de Jesucristo

4:16 – 18: Sufrimientos leves y temporales

Comentario Bíblico – 2 Corintios 4:16

La gracia de la fe es un remedio eficaz contra el desaliento en tiempos de prueba. Ellos sabían que Cristo había resucitado y que su resurrección era arras y garantía de la de ellos. La esperanza de esta resurrección animará en el día de sufrimiento y nos pondrá por encima del temor a la muerte. Además, sus sufrimientos fueron para el provecho de la Iglesia y para la gloria de Dios. Los sufrimientos de los ministros de Cristo, y su predicación y conversación, son para el bien de la Iglesia y para la gloria de Dios. La perspectiva de la vida y la dicha eternas eran su fortaleza y consuelo. Lo que el sentido estaba dispuesto a considerar pesado y largo, doloroso y tedioso, la fe lo percibe leve y corto y sólo momentáneo. El peso de todas las aflicciones temporales era leve en sí, mientras la gloria venidera era una sustancia de peso y duración más allá de toda descripción. Si el apóstol pudo llamar leves y momentáneas a sus pruebas pesadas, largas y continuas, ¡qué triviales deben de ser nuestras dificultades! La fe capacita para efectuar el recto juicio de las cosas. Hay cosas invisibles y cosas que se ven, y entre ellas hay esta vasta diferencia: las cosas invisibles son eternas, las cosas visibles son temporales o sólo pasajeras. Entonces, no miremos las cosas que se ven; dejemos de buscar las ventajas mundanales o de temer los trastornos presentes. Pongamos diligencia en hacer segura nuestra futura felicidad.