12 de Septiembre: Amor es respeto

Publicado por

Palabra:

Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra. (Romanos 13:7)

El amor respeta las diferencias en otras personas. Una persona egoísta espera que todos sean como es ella es y que les guste lo que le gusta, pero el amor aprecia las diferencias que todos tenemos.

Respetar los derechos individuales es muy importante. Si Dios quisiera que todos fuéramos iguales, no nos habría dado a cada uno de nosotros un conjunto diferente de huellas dactilares: todos somos creados iguales, pero seguimos siendo diferentes. Todos tenemos diferentes dones y talentos, diferentes gustos y cosas que no nos gustan, diferentes metas en la vida: estas cosas nos hacen únicos y debemos estar agradecidos por ellas. El amor respeta esas diferencias. La persona que ama ha aprendido a dar libertad a los que ama.

La libertad es uno de los mayores regalos que podemos dar. Es lo que Jesús vino a darnos, y también debemos dárselo a los demás.

Oración:

Te agradezco hoy y siempre, Padre, que Tú nos creaste a todos de manera única, pero a Tu imagen y semejanza y buscas cada día transformárnos más para hacer de nosotros la pieza perfecta que Te sirva con fidelidad de la forma en que Tu deseas. Ayúdame a valorar las diferencias de los demás y ayúdame a amarlos como Tú lo haces. Amén

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen de Capitulo Romanos 13:

El capítulo 12 de Romanos describió las ideas de convertirse en un sacrificio vivo para Cristo y ser transformado por esa relación. En el capítulo 13, Pablo da ciertas aplicaciones de cómo se aplica esto para los cristianos que han recibido la gran misericordia de Dios. Pablo instruye a los creyentes a vivir en respeto a las autoridades humanas en el gobierno porque Dios las ha puesto allí para sus propósitos. Amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos es la obligación permanente de todo cristiano. Finalmente, debemos despojarnos de cualquier obra de las tinieblas en la que hayamos estado participando y tomar posiciones defensivas contra dichas tinieblas con la armadura espiritual de la luz del Señor. Pablo llama a los creyentes a asumir a Cristo y dejar de acomodar sus vidas para servir a sus propios deseos.

Más Palabra Edificada / Amor y respeto son de Dios:

Ninguno busque su propio bien, sino el del otro.
1 Corintios 10:24

Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis.
1 Tesalonicenses 5:11

Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.
Gálatas 6:2

Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
Gálatas 5:14

Permanezca el amor fraternal. No os olvidéis de la hospitalidad, porque por ella algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles.
Hebreos 13:1-2

Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas.
Mateo 7:12

Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo.
Filipenses 2:3

Cada uno de nosotros agrade a su prójimo en lo que es bueno, para edificación.
Romanos 15:2

Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.
Gálatas 6:10

Así que, ya no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano.
Romanos 14:13

Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.
Colosenses 3:13

Aprended a hacer el bien;
buscad el juicio, restituid al agraviado,
haced justicia al huérfano, amparad a la viuda.
Isaías 1:17

Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros.
Juan 13:34

El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor.
Romanos 13:10

Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo.
Romanos 2:1

Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados.
1 Pedro 4:8