12 de Mayo: El Escudo de La Fe

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

Palabra:

Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. (Efesios 6:16)

El apóstol Pablo habla en el versículo de hoy, de una batalla espiritual que nos afecta a todos. No hay un campo neutral en esta guerra. Nuestra lucha no es contra las personas, sino contra los principados y poderes, contra los seres espirituales malvados, que diariamente buscan devorarnos. No podemos entrar en esta arena de lucha cofiando en nuestras propias fuerzas. Las armas carnales no pueden servirnos en esta lucha. Necesitamos armas espirituales, poderosas que solo pueden ser halladas en el poder de Dios, único poder capaz de destruir fortalezas y anular sofismas. Necesitamos toda la armadura del Señor para protegernos y también para atacar las fortalezas del mal.

Una de las piezas de la armadura del cristiano es el escudo de la fe. El soldado romano llevaba un gran escudo que protegía todo su cuerpo. Cuando el enemigo lanzaba sus flechas incendiarias, el soldado romano se protegía detrás de este escudo que borraba las flechas del enemigo. El malvado, asesino y traidor, siempre trata de golpearnos, lanzándonos sus flechas llameantes.

Son acusaciones mentirosas, ataques furiosos y conspiraciones diabólicas. La forma de borrar estas flechas envenenadas del enemigo es neutralizarlas con el escudo de la fe. El enemigo trata de sembrar la duda, pero la fe se aferra a las promesas. El enemigo trata de destruirnos, pero la fe se basa en la verdad inquebrantable de que Dios es nuestro protector infalible, nuestro Pastor, nuestro guía que puede llevarnos al final del túnel, para nuevamente ver la luz, sin importar el tamaño de la adversidad que enfrentemos.

Oración:

Señor, fortalece mi fe y mi confianza en Tu poder, en Tu cuidado y en Tu guía. La fe es mi escudo y arma principal contra los ataques del enemigo y de aquellos que quieren derrumbarme, por ello dame la disciplina, para cada día seguirte, obedecerte y glorificarte de forma que ella se mantenga sólida y me lleve a la victoria en cualquier situación. Amén

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen del Capítulo – Efesios 6

En Efesios 6, Pablo cierra su carta a los efesios. Pretende aconsejar sobre, las distintas formas de relación. Y cómo debemos buscar siempre la paz y la unidad en la comunidad.

Además, abre los ojos de los cristianos a algo muy importante: la batalla espiritual. Nuestra lucha no es contra las personas, sino contra el diablo y sus demonios. Nuestra batalla es espiritual, así que para ganar, debemos ponernos toda la armadura del Espíritu Santo.
Esquema de Efesios 6:

6.1 – 9: Consejos sobre las relaciones

6:10 – 20: La batalla espiritual y la armadura del Espíritu

6.21 – 24: Recomendaciones finales y la bendición

Comentario Efesios 6:16

La fe es todo en todo en la hora de la tentación. La fe, tener la certeza de lo que no se ve, como recibir a Cristo y los beneficios de la redención, y de ese modo, derivar gracia de Él, es como un escudo, una defensa en toda forma. El diablo es el malo. Las tentaciones violentas, por las cuales el alma se enciende con fuego del infierno, son dardos que Satanás nos arroja. Además, los malos pensamientos de Dios y de nosotros mismos. La fe que aplica la palabra de Dios y a la gracia de Cristo, es la que apaga los dardos de la tentación. La salvación debe ser nuestro yelmo. La buena esperanza de salvación, la expectativa bíblica de la victoria, purifican el alma e impiden que sea contaminada por Satanás. El apóstol recomienda al cristiano armado para la defensa en la batalla, una sola arma de ataque, la cual es suficiente, la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios.

Más Palabra Edificada/ Dios Nuestro Escudo:

Salmos 28:7-8

7 Jehová es mi fortaleza y mi escudo;
En él confió mi corazón, y fui ayudado,
Por lo que se gozó mi corazón,
Y con mi cántico le alabaré.

8 Jehová es la fortaleza de su pueblo,
Y el refugio salvador de su ungido.

Deuteronomio 33:29

29 Bienaventurado tú, oh Israel.
¿Quién como tú,
Pueblo salvo por Jehová,
Escudo de tu socorro,
Y espada de tu triunfo?
Así que tus enemigos serán humillados,
Y tú hollarás sobre sus alturas.

Salmos 3:3

3 Mas tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí;
Mi gloria, y el que levanta mi cabeza.

Salmos 7:10

10 Mi escudo está en Dios,
Que salva a los rectos de corazón.

Salmos 119:114

114 Mi escondedero y mi escudo eres tú;
En tu palabra he esperado.

Efesios 4:22-24

22 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos,

23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente,

24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.

Colosenses 3:9

9 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos.

1 Pedro 4:1

4 Puesto que Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también armaos del mismo pensamiento; pues quien ha padecido en la carne, terminó con el pecado.