11 de Mayo: La Carrera de La Fe

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

Palabra:

Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercanoHe peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida. (2 Timoteo 4:6-8)

El apóstol Pablo fue encarcelado por segunda vez en la ciudad de Roma. Estaba en un calabozo insalubre, de donde salían leprosos o al martirio. El viejo apóstol sabía que su tiempo había llegado. Los cristianos habían sido perseguidos implacablemente desde que Nerón, en el 64 d.C., les echó la culpa del incendio de Roma. Como Pablo era el líder de la Iglesia Cristiana, fue arrestado como un malhechor. Fue una época muy difícil, ya que junto con la persecución creció la apostasía y el abandono masivo de los creyentes.

En este contexto de extrema angustia, Pablo escribe a Timoteo y le da su testimonio, diciendo que su vida no fue una de comodidades, sino un combate cuerpo a cuerpo. Pablo no dejó el trabajo en medio del camino ni se retiró ante las dificultades. Pablo no vendió su conciencia ni se entregó a la facilidad de la conveniencia, sino que mantuvo la fe. No basta con empezar bien, hay que terminar bien. No basta con tener una carrera brillante y luego fracasar al final de la misma.

Muchos cristianos que comenzaron bien la carrera cristiana, pero fascinados por el mundo y seducidos por los placeres, dejaron la buena lucha, no completaron la carrera y perdieron la fe. Otros, escandalizados por las luchas, se hundieron en la fe y se perdieron en las nieblas del relativismo moral.

Continuar la carrera y culminarla es una decisión personal. Tómala hoy, Dios te espera con los brazos abiertos.

Oración:

Señor, que no quede yo en el medio de la carrera, sino que guiado de Tu mano pueda completarla y ser digno de reclamar Tus grandiosas promesas. Amén

Resumen de Capítulo – 2 Timoteo 4:

En 2 Timoteo 4, Pablo abre su corazón de forma más intensa. Este es seguramente uno de los textos más profundos del cristianismo. El apóstol de los gentiles está a punto de sufrir el martirio a manos del malvado emperador Nerón.

Antes de ello, Pablo pone a Timoteo bajo juramento ante Dios de que predicará la Palabra de Dios y sólo ella, en todo momento.

Advierte a Timoteo que su partida está cerca, pero con la conciencia tranquila y el alma satisfecha declara: «He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, he guardado la fe.» ¡Qué ejemplo!

Finalmente, hace algunas peticiones a Timoteo, entre ellas, que el joven se apresure a venir a visitarlo. Sólo Lucas está con Pablo en sus últimos días. Muchos de sus discípulos le habían abandonado, y le gustaría ver a su hijo amado en la fe antes de ver a Jesucristo «cara a cara».

Esquema de 2 Timoteo 4:

4.1 – 5: El deber supremo de la predicación de la Palabra

4:6 – 8: Pablo pone fin a su carrera

4:9 – 17: Pablo está «solo» y pide ayuda a Timoteo

4:18 – 22: Recomendaciones finales y bendición

Comentario Bìblico – 2 Timoteo 4:6-8:

La sangre de los mártires, aunque no era un sacrificio expiatorio, sin embargo, fue un sacrificio de reconocimiento de la gracia de Dios y de su verdad. La muerte para el hombre bueno es su liberación de la prisión de este mundo, y su partida a disfrutar del otro mundo. Como cristiano y ministro, Pablo había guardado la fe, sostenido con firmeza las doctrinas del evangelio. ¡Qué consuelo es poder hablar de esta manera al fin de nuestros días! La corona de los creyentes es una corona de justicia adquirida por la justicia de Cristo. Los creyentes no la tienen actualmente, pero es segura porque está puesta para ellos. El creyente, en medio de la pobreza, el dolor, la enfermedad y las agonías de la muerte, puede regocijarse; pero si un hombre descuida los deberes de su cargo y lugar, se oscurece la prueba de su interés en Cristo, y se puede esperar que la incertidumbre y la angustia oscurezcan y asedien sus últimas horas.

Más Palabra Edificada / Paciencia y perseverancia en Cristo:

Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza. (Romanos 15:4)

Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza. (Romanos 5:3-4)

acordándonos sin cesar delante del Dios y Padre nuestro de la obra de vuestra fe, del trabajo de vuestro amor y de vuestra constancia en la esperanza en nuestro Señor Jesucristo. (1 Tesalonicenses 1:3)

Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús. (Apocalipsis 14:12)

Pero el Dios de la paciencia y de la consolación os dé entre vosotros un mismo sentir según Cristo Jesús. (Romanos 15:5)

Y el Señor encamine vuestros corazones al amor de Dios, y a la paciencia de Cristo. (2 Tesalonicenses 3:5)

Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos.(Romanos 8:25)

Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna. (Santiago 1:4)

Fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad. (Colosenses 1:11)

Con vuestra paciencia ganaréis vuestras almas. (Lucas 21:19)