10 de Octubre: Fruto a tiempo

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

Palabra:

Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará. (Salmos 1:3)

Nunca hemos vivido en una época en la que tanta gente se sienta frustrada y fracasada. La sociedad ha establecido unos valores tan despreciables, enseñando que el éxito consiste en comprar todo lo que se quiere; en no cometer nunca un error; en experimentar todas las cosas que el mundo puede ofrecer. Esto ha hecho que muchas personas que deberían dar gracias a Dios por la vida que tienen se sientan derrotadas. Pero no eres en absoluto un fracaso.

La Biblia nos promete que Dios tiene un propósito muy especial reservado para ti. Si te has alejado de la injusticia y has buscado encontrar tu deleite en la ley de Dios, sobre tu vida descansan varias promesas, que describo a continuación:

En primer lugar, serás como un árbol plantado a la orilla del agua corriente. Nunca verás un árbol marchitarse en la orilla de un río, ya que sus raíces siempre permanecen hidratadas. Dios ha hecho lo mismo por ti: has sido plantado por el Espíritu Santo en el cuerpo de Cristo (1 Corintios 12:13), de donde fluyen ríos de gracia y virtud. Nunca te marchitarás en tu comunión con Dios.

¡Tú también darás frutos en el momento oportuno! A través de la Palabra vivificada por el Espíritu Santo, tu vida dará frutos en todos los aspectos: amarás más; serás más humilde. Te será más fácil perdonar (incluso a esa persona que hace poco te hizo tanto daño). Para cada situación difícil, el Espíritu Santo está ministrando en tu corazón para que haya el fruto adecuado (Gal 5.22).

Sus hojas no se marchitarán. ¿Para qué sirven las hojas de un árbol? En primer lugar, para ofrecer refugio a los que necesitan sombra. ¡Nunca te quedarás sin fuerzas para amparar a la gente en Cristo Jesús! También conforman el aspecto y la identidad del árbol. Nunca perderás tu identidad cristiana. Finalmente, a través de sus hojas, el árbol realiza el proceso de fotosíntesis, produciendo recursos para sí mismo. El Espíritu Santo te está ministrando que mientras permanezcas separado del mundo y en la Palabra, siempre habrá alimento espiritual, a través de Cristo, para ti (Juan 6.35).

En conclusión, todo lo que hagas prosperará. ¡qué bendita promesa! Créeme, eres el proyecto de Dios. ¡Y Dios no tiene proyectos frustrados! ¡Que Dios te bendiga!

Oración:

Señor, gracias por brindarnos Tus grandiosas promesas de bienestar y vida verdadera. Permíteme reclamarlas y ser digno de ellas, caminando por fe y obrando en los estatus de Tu Palabra, agradándote en mis actos y sirviéndote fielmente en cada uno de los pasos que emprenda, para ser un árbol plantado por Ti, cuyo fruto es próspero y abundate y cuya hoja nunca cae. Amén.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen del capítulo Salmos 1:

El Salmo 1, típicamente atribuido a David, subraya la importancia de ordenar la vida según la Palabra de Dios. Este énfasis marca el tono del resto de la colección de salmos. Los temas de este pasaje se hacen eco de los primeros capítulos de Proverbios, con un énfasis en la búsqueda de la sabiduría divina. El énfasis del Salmo 1 en la meditación y la obediencia a la Palabra de Dios es paralelo a las instrucciones que Dios dio a Josué cuando le encargó que guiara a Israel hacia la Tierra Prometida (Josué 1:6-9).

Referencias cruzadas por término – Salmos 1:3- Fortaleza y  fruto en Cristo:

Mateo 21:34 – Y cuando se acercó el tiempo de los frutos, envió sus siervos a los labradores, para que recibiesen sus frutos.

Mateo 21:19 – Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente; y le dijo: Nunca jamás nazca de ti fruto. Y luego se secó la higuera.

Isaías 27:11 – Cuando sus ramas se sequen, serán quebradas; mujeres vendrán a encenderlas; porque aquel no es pueblo de entendimiento; por tanto, su Hacedor no tendrá de él misericordia, ni se compadecerá de él el que lo formó.

Mateo 21:41 – Le dijeron: A los malos destruirá sin misericordia, y arrendará su viña a otros labradores, que le paguen el fruto a su tiempo.

Salmos 92:14 – Aun en la vejez fructificarán; Estarán vigorosos y verdes,

Juan 15:6 – El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden.

Génesis 39:3 – Y vio su amo que Jehová estaba con él, y que todo lo que él hacía, Jehová lo hacía prosperar en su mano.

Ezequiel 17:8 – En un buen campo, junto a muchas aguas, fue plantada, para que hiciese ramas y diese fruto, y para que fuese vid robusta.

Salmos 128:2 – Cuando comieres el trabajo de tus manos, Bienaventurado serás, y te irá bien.

Isaías 3:10 – Decid al justo que le irá bien, porque comerá de los frutos de sus manos.