09 de Noviembre: Que Pase La Tormenta

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual del versículo de hoy) – * Ha sido agregado estudio de referencias cruzadas por palabras y términos de versículo al final del Devocional. Esperamos sea de bendición para ti.

Palabra:

Dios es nuestro amparo y fortaleza Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, Y se traspasen los montes al corazón del mar. (Salmos 46:1-2)

He enfrentado muchas tormentas en mi vida, algunas como los aguaceros comunes de las tardes de verano y algunas que parecían huracanes de categoría cuatro.

Si he aprendido algo sobre la meteorología de esas tormentas, es que pueden aparecer en cualquier momento aún ante la mas tranquilizante calma. Sin embargo son transitorias, no duran para siempre, y no necesito tomar grandes decisiones en medio de ellas.

Los pensamientos y los sentimientos se vuelven sombríos en medio de las crisis, pero en esos momentos son exactamente las veces que debemos tener cuidado al tomar decisiones. A menudo me digo a mi misma, “deja que las emociones se calmen antes de que tomes una decisión”. Y es que el elegir un camino, justo cuando empezamos a atravesar por una tribulación, es lo menos sensato que podemos hacer: ¿Cómo podemos concentrarnos completamente si todavia no hemos siquiera analizado la profundidad de la situación que nos ocupa?

Por ello, es importante mantener la calma y disciplinarnos para enfocarnos en hacer lo que podemos hacer, y confiar en que Dios hará lo que nosotros no podemos hacer. En lugar de ahogarte en la preocupación y el miedo, ponte en contacto con Dios que ve más allá de la tormenta y adapta el panorama completo.

Él se asegura de que todo lo que debe suceder en nuestras vidas suceda en el momento correcto, se mueva a la velocidad adecuada y ocasione que nosotros lleguemos a salvo al destino que Él ha planeado para nosotros.

Oración:

Señor, sé que no puedo controlarlo todo, así que haré lo que pueda y confío en ti para que hagas lo que yo no puedo hacer. Las tormentas de la vida no me controlan. Confío en Tus planes para mí. Amén

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen de Capitulo Salmos 46:

Este salmo, que se encuentra en la segunda división de los Salmos (42-72), parece haber sido compuesto para el culto congregacional. Uno de los posibles antecedentes de este canto es la liberación de Jerusalén, por parte de Dios, de los asirios. Estos amenazaron la ciudad en tiempos del rey Ezequías (2 Reyes 18-19; 2 Crónicas 32; Isaías 36-37). Los estudiosos especulan que Ezequías pudo haber escrito este salmo, así como los salmos 47 y 48.

Referencias cruzadas por término – Salmos 46:1-2:
Dios es nuestro amparo y fortaleza Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.

Salmos 66:1 – Aclamad a Dios con alegría, toda la tierra.

Salmos 145:18 – Cercano está Jehová a todos los que le invocan, A todos los que le invocan de veras.

Salmos 62:7-8 – En Dios está mi salvación y mi gloria; En Dios está mi roca fuerte, y mi refugio. Esperad en él en todo tiempo, oh pueblos; Derramad delante de él vuestro corazón; Dios es nuestro refugio. Selah

Lucas 13:34 – ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina a sus polluelos debajo de sus alas, y no quisiste!

Salmos 91:1-9 – El que habita al abrigo del Altísimo Morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en quien confiaré. El te librará del lazo del cazador, De la peste destructora. Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro.

Deuteronomio 4:7 – Porque ¿qué nación grande hay que tenga dioses tan cercanos a ellos como lo está Jehová nuestro Dios en todo cuanto le pedimos?

Proverbios 14:26 – En el temor de Jehová está la fuerte confianza; Y esperanza tendrán sus hijos.

Salmos 46:7 – Jehová de los ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el Dios de Jacob. Selah

Salmos 87:1 – Su cimiento está en el monte santo.

Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, Y se traspasen los montes al corazón del mar.

Hebreos 13:6 – de manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré Lo que me pueda hacer el hombre.

Lucas 21:33 – El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

Salmos 18:7 – La tierra fue conmovida y tembló; Se conmovieron los cimientos de los montes, Y se estremecieron, porque se indignó él.

Salmos 82:5 – No saben, no entienden, Andan en tinieblas; Tiemblan todos los cimientos de la tierra.

Mateo 8:24-26 – Y he aquí que se levantó en el mar una tempestad tan grande que las olas cubrían la barca; pero él dormía. Y vinieron sus discípulos y le despertaron, diciendo: ¡Señor, sálvanos, que perecemos! El les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza.