06 de Abril: Un Amor Incondicional

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

Palabra:

Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados. (1 Pedro 4:8)

La humanidad tiende a proyectar sus propios hábitos defectuosos sobre Dios. Esto es especialmente cierto en lo que respecta a la naturaleza de su amor. Pensamos que debemos hacer un trueque, suplicar o esforzarnos por ganar el favor del Señor. Pero como el hijo pródigo aprendió, el amor del Padre es incondicional.

El hijo pródigo esperaba que el amor de su padre disminuyera (Lucas 15:11-24). Por lo tanto, regresó a casa esperando un lugar entre los sirvientes de la familia. Imaginen la alegría del niño cuando el padre lo saludó con un abrazo y una celebración. Sus acciones ciertamente no merecían una efusión de afecto, pero la parábola de Jesús trata de un Padre que no da a la gente lo que se merece.

Un amor basado en la conducta mantendría a la gente adivinando, ¿He hecho suficiente? En cambio, Dios se preocupa por ti simplemente porque eres tú, y no espera nada a cambio. Considera la vida del pródigo después de su fiesta de regreso a casa. No se mudó a los cuartos de los sirvientes y se puso a trabajar. Fue reincorporado a su lugar como el segundo hijo de un hombre rico, con todos los privilegios que eso conlleva. De la misma manera, los creyentes son los hijos queridos del Señor (2 Cor. 6:18). Cuando Dios mira a sus seres queridos, no se centra en los fallos, faltas o pecados del pasado. Ve a los herederos de su reino, hombres y mujeres que le aman y desean pasar la eternidad en su presencia.

No importa lo lejos que nos alejemos de la perfecta voluntad del Señor para nuestras vidas, siempre somos bienvenidos de vuelta. La Biblia enseña que el amor de Dios no puede perderse, sin importar el pecado o las malas decisiones (aunque tengamos que vivir con las consecuencias). Los brazos de nuestro Padre están siempre abiertos.

Oración:

Señor, gracias por Tu amor incondicional, que me guía, me cuida y me enseña a caminar por esta vida. Amén

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Pasaje:
Tema del Capítulo – 1 Pedro 4

En 1 Pedro 4, el apóstol Pedro comienza exhortándonos a emplear el tiempo que nos queda en la voluntad de Dios. Nos recuerda que antes nuestra vida pertenecía a la práctica del pecado, pero ahora no.

Después de varios consejos maravillosos, vuelve a citar el ejemplo de Jesucristo, al hablar del sufrimiento. Mostrando que es mejor sufrir haciendo la voluntad de Dios que sufrir a causa del pecado.

Termina advirtiéndonos sobre el juicio de la casa de Dios. Hace la advertencia diciendo: si es difícil que el justo se salve, ¿qué será del impío y pecador? Por lo tanto, estemos atentos.

Esbozo de 1 Pedro 4:

4.1 – 6: Hacer la voluntad de Dios

4:7 – 11: Varios consejos

4:12 – Sufrimiento por amor a Jesucristo

4:17 – 19: El juicio de la casa de Dios

Comentario Bíblico:
1 Pedro 4:8

Muy cercana estaba la destrucción de la iglesia y la nación judía, anunciada por nuestro Salvador. El rápido acercamiento de la muerte y el juicio nos concierne a todos, a lo cual nuestras mentes son llevadas naturalmente por estas palabras. Nuestro próximo fin es un argumento poderoso para hacernos sobrios en todos los asuntos mundanos, y fervientes en la religión. Hay tantas cosas malas en todos, que Satanás prevalecerá para incitar divisiones y discordias, si el amor no cubre, excusa y perdona los errores y las faltas de los demás, por las cuales cada uno necesita la tolerancia del prójimo. Pero no tenemos que suponer que el amor cubrirá o enmendará los pecados de los que los practican, como para inducir a Dios a perdonarlos. La naturaleza de la obra cristiana, que es obra elevada y difícil, la bondad del Amo, y la excelencia de la recompensa, todo requiere que nuestros esfuerzos sean serios y fervientes. En todos los deberes y los servicios de la vida, debemos apuntar a la gloria de Dios como nuestro fin principal. Miserable e inestable es el que se aferra a sí mismo y se olvida de Dios; sólo está confundido por su mérito, ganancia y bajos fines, que a menudo se frustran y que, cuando los alcanza, él y ellos deben perecer juntos en poco tiempo. Pero el que se ha dado totalmente a Dios puede decir confiadamente que el Señor es su porción y que nada sino la gloria por Jesucristo es sólido y duradero: eso dura para siempre.