05 de Octubre: El galardón de la oración

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

Palabra:

Amos, haced lo que es justo y recto con vuestros siervos, sabiendo que también vosotros tenéis un Amo en los cielos. Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias. (Colosenses 4:1-2)

Es interesante observar cuántos pasajes en las Escrituras se ocupan de la oración, dando ejemplos, inculcando preceptos y haciendo promesas. Apenas abrimos la Biblia leemos: «Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de Jehová.» (Gn. 4:26). Y poco antes de acabar el Libro, hallamos el amén de una ardiente súplica. Hay innumerables ejemplos: Aquí hallamos a Jacob que lucha, allá a Daniel que ora tres veces por día, y más allá a David que clama a Dios con todo su corazón.

En el monte vemos a Elías, en el calabozo, a Pablo y Silas. Tenemos multitudes de mandamientos y miríadas de promesas. ¿Qué otra cosa nos enseña esto, sino la sagrada importancia y la necesidad de la oración? Estemos seguros de que cualquier cosa que Dios ha destacado en su Palabra, desea que ocupe un lugar importante en nuestras vidas. Si ha hablado mucho de la oración, es porque sabe que tenemos necesidad de ella. Tan grandes son nuestras necesidades que hasta llegar al cielo no debemos cesar de orar.

Un alma sin oración es un alma sin Cristo. La oración es el balbuceo del niño en la fe, el clamor del creyente que lucha y la música del que pérdido agoniza pero sabe que puede hallar esperanza en Jesús. La oración es la respiración, la consigna, el consuelo, la fortaleza y el honor del cristiano. Si eres hijo de Dios, buscarás el rostro de tu Padre y vivirás en su amor. Pide a Dios te conceda ser humilde, celoso y paciente. Ten una comunión más íntima con Cristo y entra más frecuentemente en el banquete de su amor. Pídele que te haga un ejemplo y una bendición a otros, y que te ayude a vivir más para la gloria del Maestro. Que sea tu divisa la consigna: «Perseverad en oración».

Oración:

Padre Celestial,Te bendigo por tu gracia y misericordia hacia nosotros. Gracias que tengo el derecho de poner a Tus pies mis propias necesidades y las de otros. Aumenta mi comprensión del gran privilegio de la oración que se me ha concedido a mí y a todos tus hijos, y te pido que cada vez más me fortalezcas y prepares para dedicarte mi vida en oración, alabanza y agradecimiento. Amén.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen del capítulo Colosenses 4:

Los capítulos anteriores de esta carta establecieron la supremacía de Cristo, proporcionaron respuestas a las falsas enseñanzas y dieron instrucciones para la vida cristiana. El capítulo 4 completa estas instrucciones con un mandato general sobre la conversación cristiana. Pablo termina la carta con noticias y comentarios relacionados con varios creyentes cristianos. Esto sigue el patrón general de las cartas de Pablo: introducción, teoría, aplicación, noticias personales y despedida.

Referencias cruzadas por término – Colosenses 4:1-2:
Amos, haced lo que es justo y recto con vuestros siervos, sabiendo que también vosotros tenéis un Amo en los cielos:

Levítico 19:13 – No oprimirás a tu prójimo, ni le robarás. No retendrás el salario del jornalero en tu casa hasta la mañana.

Eclesiastés 5:8 – Si opresión de pobres y perversión de derecho y de justicia vieres en la provincia, no te maravilles de ello; porque sobre el alto vigila otro más alto, y uno más alto está sobre ellos.

Eclesiastés 5:8 – Si opresión de pobres y perversión de derecho y de justicia vieres en la provincia, no te maravilles de ello; porque sobre el alto vigila otro más alto, y uno más alto está sobre ellos.

Mateo 23:8-9 – Pero vosotros no queráis que os llamen Rabí; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos.

Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias:

Salmos 55:16-17 – En cuanto a mí, a Dios clamaré; Y Jehová me salvará. Tarde y mañana y a mediodía oraré y clamaré, Y él oirá mi voz.

Lucas 21:36 – Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre.

Colosenses 3:15 – Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.

Colosenses 4:12 – Os saluda Epafras, el cual es uno de vosotros, siervo de Cristo, siempre rogando encarecidamente por vosotros en sus oraciones, para que estéis firmes, perfectos y completos en todo lo que Dios quiere.

Job 27:8-10 – Porque ¿cuál es la esperanza del impío, por mucho que hubiere robado, Cuando Dios le quitare la vida? ¿Oirá Dios su clamor Cuando la tribulación viniere sobre él? ¿Se deleitará en el Omnipotente? ¿Invocará a Dios en todo tiempo?

Efesios 6:18 – orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;

Romanos 12:12 – gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración.