05 de Abril: Camino de Vida

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

Palabra:

Conozco, oh Jehová, que el hombre no es señor de su camino, ni del hombre que camina es el ordenar sus pasos. (Jeremías 10:23)

La vida no es un camino recto, ni seguro; su recorrido implica altos y bajos, giros y vueltas, donde muchas veces actividades que parecen atractivas, pueden ser senderos a las arenas movedizas del pecado. Siin embargo, el recorrido puede ser la mayoría de las veces gratificante si conocemos la forma correcta de hacerlo. Y es que sólo una forma garantiza que los pasos que demos sean siempre en la dirección acertada, y ella es caminar de la mano de alguien que conozca los lugares que vamos a transitar.

Dios es el perfecto guía de servicio completo y a tu disposición. Nadie puede equivocarse siguiendo los caminos que Él selecciona. Si consideras que en su perfección, Te creó amorosamente y de forma intencional para el momento en el que vives y para el lugar donde te encuentras, tendrás el camino allanado para abrir tu corazón a una verdad que es certeza de paz y tranquilidad: El Señor vigila tus pasos porque desea ver tu propósito cumplido y que su plan se lleve a cabo a través de ti (Prov. 3:5-6).

Hay una relación estrecha entre conducirnos por los destinos equivocados y el alejarse de la guía del Señor: quien se encuentra atrapado en su propio «sentido de la dirección» inclinándose por seguir sus propios deseos, emociones o versión personal de la moralidad ha elegido la incertidumbre y la inestabilidad ante el porvenir. Por el contrario, aquel que ha confiado en que El Señor conoce cada obstáculo, cada debilidad que te tentará, cada vacío de tu espíritu, para llenarlo, ha garantizado la presencia del que todo lo puede, en su vida y ha asegurado su camino hacia la verdadera victoria.

No ignores la guía perfecta. Recuerda que no existe posibilidad de perderse, cuando se anda con aquel que todo lo conoce.

Oración:

Señor, Te entrego cada uno de mis pasos; por ello reinará en mi andar la certeza de que no puedo perderme, porque camino contigo, que todo lo conoces. Amén

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Pasaje:
Jermías 10:23
Tema del Capítulo – Jeremías 10

En Jeremías 10, el Señor habla de uno de los temas que más le deshonran: la idolatría. Deja muy claro que las imágenes son un fraude, no son más que un engaño. Son fruto de la mente humana y su estructura es la natural.

En cambio, el Señor, nuestro Dios, es incomparable. No hay nadie como Él. Él es anterior a todas las cosas y creador de todo lo que conocemos. Su voz, su poder, su palabra, en definitiva. No hay palabras suficientes para describirlo.

Esquema de Jeremías 10:

10.1 – 5: La inutilidad de los ídolos

10:6 – 13: Nadie es como Dios

10:14 – 16: Las esculturas son un fraude

10:17 – 21: Los líderes son tontos

10:22 – Una gran agitación

Comentario Bíblico:
Jeremías 10:23

El profeta muestra la gloria del Dios de Israel y denuncia la necedad de los idólatras. Los amuletos y otros intentos por obtener socorro sobrenatural o atisbar en el futuro son copiados de las malas costumbres de los paganos. Temamos y no osemos provocar a Dios dando a otro la gloria que a Él solo es debida. Él está listo para perdonar y salvar a todos los que se arrepienten y creen en el nombre de su Hijo Jesucristo. La fe aprende estas verdades benditas de la palabra de Dios, pero todo conocimiento que no sea de esa fuente, conduce a doctrinas de vanidad.

Los judíos que siguieron en su tierra se sentían seguros, pero tarde o temprano, los pecadores encontrarán que todas las cosas son como las declara la palabra de Dios y que sus amenazas no son advertencias vanas. La sumisión sostendrá al creyente bajo toda pena que le alcance, pero, ¿qué puede separar la carga de la venganza divina que deben soportar los que en rencorosa desesperación caen bajo ella? No pueden esperar la prosperidad quienes, por fe y oración, no llevan consigo a Dios en todos sus caminos. El informe de la aproximación del enemigo era muy espantoso. Pero los propósitos que los hombres consideran profundos y piensan bien fundados, son despedazados en un momento. Y muchas veces son cambiados hasta ser completamente contrarios a lo que concebimos y esperábamos. Si el Señor ha dirigido nuestros pasos por caminos de paz y justicia, roguémosle que nos capacite para andar por ellos. No digas, Señor, no me castigues, sino Señor, castígame, mas no con tu furor. Podemos soportar el golpe de la vara de Dios, pero no podemos soportar el peso de su ira. Los que restringen la oración muestran que no conocen a Dios porque los que le conocen lo buscarán y procurarán su favor. Si hasta los correctivos severos llevan a los pecadores a convencerse de verdades sanas, tendrán abundante causa para estar agradecidos. Entonces, se humillarán ante el Señor.