03 de Octubre: Gracias Papá

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

Palabra:

Lavaré en inocencia mis manos, Y así andaré alrededor de tu altar, oh Jehová, Para exclamar con voz de acción de gracias, Y para contar todas tus maravillas. (Salmos 26:6-7)

En medio de fuerzas y acontecimientos demasiado grandes para que nosotros solos forcejeemos con ellos, se nos presenta un mensaje intimidante de aislamiento. Empequeñecidos frente al tamaño del universo, la incertidumbre del futuro, las necesidades de comida y amistad, somos como ese estudiante de primer año de bachillerato que acaba de cambiarse de ciudad y está de pie frente de su nueva escuela el primer día de clases, sin conocer a nadie.

Nos espera cualquier cosa. Ahí es cuando queremos saber con certeza que no estamos solos. El adorar es una forma de agradecer al Señor por estar con nosotros más cerca de lo que cualquier otro amigo podría estarlo alguna vez .

En el corazón mismo de la adoración y la alabanza está la acción de gracias, gratitud al Señor por todo lo que ha hecho y por todo lo que es. Con la adoración reconocemos la mano del Señor en nuestra vida y le decimos cuán contentos estamos por ello. Es sencillo y espontáneo, como las gracias expresadas a un padre por un niño que acaba de pescar su primer pez:

“Gracias por traerme a pescar, papá.”

Hay tanto dentro de estas palabras atesoradas durante años por el padre, y se convierten en el punto culminante del viaje.

En el corazón mismo de la adoración y la alabanza está la acción de gracias, gratitud al Señor por todo lo que ha hecho y por todo lo que es.

La adoración no es el reconocimiento de un desconocido; es el agradecimiento de un niño para quien el padre ha dispuesto y hecho muchas otras cosas. Aunque el niño en realidad nada sabe sobre las preparaciones para el viaje, mucho menos para la vida diaria en el hogar una vez que hayan regresado, el padre considera las simples gracias como la suficiente recompensa por todo. Casi ninguna otra cosa puede hacer que un padre se sienta tan exitoso en su vida.

Así es como Dios recibe nuestra adoración. Es como decir: “Gracias, Papá. Te amo”. Aunque posiblemente nuestra adoración no pueda abarcar todo lo que el Señor es o todo lo que ha hecho por nosotros, Él la recibe como Su honra más preciada.

Por ello, hoy le diré al Señor: gracias Papá por todo lo que has hecho por mí.

Oración:

Señor, Tú eres mi padre y puedo decirte en este día: Gracias Papá por amarme y darme oxígeno cada día, tu amor incomparable y tu misericordia renovada, cada mañana. Amén.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen del capítulo Salmos 26:

Este salmo davídico afirma la integridad de David y su separación deliberada de los impíos. También revela su amor por el tabernáculo del monte Sión. En varios aspectos, el Salmo 26 se asemeja al Salmo 25, aunque este canto no incluye una petición de perdón (Salmo 25:18). David declara su búsqueda sincera del Señor, incluyendo la atención a la adoración genuina. Advierte de las consecuencias de una vida como la de los impíos -lo que probablemente significa una adoración falsa- y reconoce que el Señor barrerá las almas de los pecadores.

Referencias cruzadas por término – Salmos 26:6-7:
Lavaré en inocencia mis manos, Y así andaré alrededor de tu altar:

Mateo 5:23-24 – Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.

Isaías 1:16-18 – Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo; aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda. Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.

Hebreos 10:19-22 – Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.

Porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos:

Salmos 100:4-5 – Entrad por sus puertas con acción de gracias, Por sus atrios con alabanza; Alabadle, bendecid su nombre. Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia, Y su verdad por todas las generaciones.

Salmos 118:19 – Abridme las puertas de la justicia; Entraré por ellas, alabaré a JAH.

Salmos 9:14 – Para que cuente yo todas tus alabanzas En las puertas de la hija de Sion, Y me goce en tu salvación.

Salmos 136:4-5 – Al único que hace grandes maravillas, Porque para siempre es su misericordia. Al que hizo los cielos con entendimiento, Porque para siempre es su misericordia.