02 de Noviembre: Un Amor Incondicional

Posted by

Palabra:

Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados. (1 Pedro 4:8)

La humanidad tiende a proyectar sus propios hábitos defectuosos sobre Dios. Esto es especialmente cierto en lo que respecta a la naturaleza de su amor. Pensamos que debemos hacer un trueque, suplicar o esforzarnos por ganar el favor del Señor. Pero como el hijo pródigo aprendió, el amor del Padre es incondicional.

El hijo pródigo esperaba que el amor de su padre disminuyera (Lucas 15:11-24). Por lo tanto, regresó a casa esperando un lugar entre los sirvientes de la familia. Imaginen la alegría del niño cuando el padre lo saludó con un abrazo y una celebración. Sus acciones ciertamente no merecían una efusión de afecto, pero la parábola de Jesús trata de un Padre que no da a la gente lo que se merece.

Un amor basado en la conducta mantendría a la gente adivinando, ¿He hecho suficiente? En cambio, Dios se preocupa por ti simplemente porque eres tú, y no espera nada a cambio. Considera la vida del pródigo después de su fiesta de regreso a casa. No se mudó a los cuartos de los sirvientes y se puso a trabajar. Fue reincorporado a su lugar como el segundo hijo de un hombre rico, con todos los privilegios que eso conlleva. De la misma manera, los creyentes son los hijos queridos del Señor (2 Cor. 6:18). Cuando Dios mira a sus seres queridos, no se centra en los fallos, faltas o pecados del pasado. Ve a los herederos de su reino, hombres y mujeres que le aman y desean pasar la eternidad en su presencia.

No importa lo lejos que nos alejemos de la perfecta voluntad del Señor para nuestras vidas, siempre somos bienvenidos de vuelta. La Biblia enseña que el amor de Dios no puede perderse, sin importar el pecado o las malas decisiones (aunque tengamos que vivir con las consecuencias). Los brazos de nuestro Padre están siempre abiertos.

Oración:

Señor, gracias por Tu amor incondicional, que me guía, me cuida y me enseña a caminar por esta vida. Amén