02 de Julio: En Él mi gran refugio

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual del versículo de hoy) – * Ha sido agregado estudio de referencias cruzadas por palabras y términos de versículo al final del Devocional. Esperamos sea de bendición para ti.

Palabra:

Líbrame de mis enemigos, oh Jehová; En ti me refugio. (Salmos 143:9)

Oración:

Gracias Señor, por librarme hoy de los cuatro enemigos: El temor, La culpabilidad, la inferioridad y el odio. Tu amor es incomparable y me ofrece libertad. Amén.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen del Capítulo – Salmos 143

En el Salmo 143, el salmista David nos revela que su corazón está en pánico. La adversidad lo sobrepasa y no hay tranquilidad a su alrededor. En muchos momentos de nuestra podemos encontrarnos en una situación parecida; hay tantas exigencias, adversarios, pleitos, que nos roban las fuerzas y no se resuelven fácilmente.

Pero David nos da una gran lección, ora a Dios y comparte con el Señor toda su necesidad. Se refiere a sí mismo como necesitado: «Extiendo mis manos hacia ti; como la tierra seca, tengo sed de ti». En otras palabras, está entre la vida y la muerte, y el Señor Dios es su única esperanza.

El Salmo 143 termina con una petición: «Líbrame de mis enemigos, Señor, porque en ti me refugio». La vida puede considerarse un verdadero campo de batalla.

Sin embargo, en este gran viaje no estamos solos, el Señor es nuestra ayuda y nuestro escudo, en tiempos de angustia y ha prometido librarnos siempre.

Esquema del Salmo 143:

143.1 – 4: Un corazón en pánico

143:5 – 8: Con las manos extendidas

143:9 – 12: Líbrame de mis enemigos

Referencias cruzadas por término – Salmos 143:9
Líbrame de mis enemigos, oh Jehová; En ti me refugio.

Salmos 34:2-4 – En Jehová se gloriará mi alma; Lo oirán los mansos, y se alegrarán. Engrandeced a Jehová conmigo, Y exaltemos a una su nombre. Busqué a Jehová, y él me oyó, Y me libró de todos mis temores.

Salmos 56:9 – Serán luego vueltos atrás mis enemigos, el día en que yo clamare; Esto sé, que Dios está por mí.

Salmos 59:1 – Líbrame de mis enemigos, oh Dios mío; Ponme a salvo de los que se levantan contra mí.

Hebreos 6:18 – para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros.

Salmos 31:4 -Sácame de la red que han escondido para mí, Pues tú eres mi refugio.